Video resumen de la encerrona de Ventura en Las Ventas I PLAZA 1linea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Es un torero que hace Historia cada temporada. Como mínimo, porque este año, si me apuran, ha doblado el pronóstico. Pero más allá del currículum y de los registros de Ventura, hay que hablar de cómo se ha impuesto a una tarde que tuvo condicionantes, recovecos y campos de minas que se presentaron de distinto modo, pero que fueron resueltos con una maestría asombrosa; la que dan dos décadas de alternativa y un bastón de mando que el de La Puebla maneja con autoridad y sin titubeos. La tarde, que ahora desarrollaremos toro por toro, tuvo la eclosión final en ‘Sueño‘ ese caballo que compila en su interior todo el rejoneo y que hoy marcó la diferencia e hizo soñar a muchos: al propio Ventura, a los presentes y a los que quieren seguir sus pasos.

Hondo y con cuajo, fuerte y musculado el primero de los Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, toro noble pero de medido fuelle al que hubo de llegar mucho Ventura. Lo enceló primero con ‘Bombón‘ y galopó de costado con temple y expresión montando a ‘Lío‘. Hubo pureza y reunión en los embroques aunque a la faena, muy torera, le faltó en ocasiones la intensidad que no tuvo el toro. Cerró a lomos de ‘Toronjo‘ con una rueda de rosas en memoria del maestro Peralta y tras rejonazo y descabello se pidió la oreja de modo tímido y el palco no la concedió.

Brindó a Fermín Bohórquez el segundo de Miura, al que esperó con ‘Campina‘ con la garrocha en la puerta de chiqueros rememorando al maestro Buendía. Toro complicado, que se puso por delante en ocasiones y exigió precisión y pericia al torero. Dio la medida en el tercio de banderillas montando a ‘Nazarí‘ en una obra sobria, valorada por profesionales y aficionados.

El tercero de Guiomar Cortés de Moura tuvo hondura, cuajo y volumen. Lo recibió con ‘Jaguar‘, pero fue con ‘Fino‘ con quien alcanzó las cotas más brillantes en un galope de costado aderezado con varios recortes por los adentros pasándose la grupa de un pitón a otro con emoción y angostura. Le faltó brío al toro pese a su celo y fijeza. Con el público metido en la obra quiso recordar al llorado Ginés Cartagena con dos soberbios quiebros al violín montando a ‘Gitano‘. Dos pinchazos antes del rejonazo definitivo le dejaron sin premio.

El cuarto de Ángel Sánchez marcó querencia desde su aparición en el ruedo y Ventura hubo de luchar contra el apego del animal a las tablas. Resolvió el torero sevillano la papeleta con brillantez en unión del sobresaliente Juan Manuel Munera, con quien protagonizó un conseguido tercio de banderillas en terrenos de toriles. Anduvieron ambos a gran nivel en otra faena que se quedó de nuevo sin premio, porque el toro se amorcilló tras el rejón de muerte y el torero hubo de hacer uso del descabello.

Habían pasado cosas, muy importantes algunas, pero por unas cosas o por otras (la frialdad del público en el primer toro, el fallo con los aceros, la falta de brío de algunos toros…) el espectáculo no acababa de despegar. Pero salió el quinto de Miura, y aunque también se puso por delante de salida tuvo mejor condición que su hermano de camada. Lo bordó Ventura con su artillería pesada -‘Nazarí‘, ‘Lío‘ y ‘Bronce‘- en un tercio de banderillas muy importante, sin alharacas, de enorme pureza y verdad, por el terreno que pisó, el ajuste en los embroques y la emoción que imprimió a toda una obra de gran solidez, epilogada con ‘Remate‘ de modo certero. Se pidió con fuerza la segunda oreja.

El sexto fue el toro de la corrida, un ‘Murube’ sensacional de Guiomar Cortés de Moura, al que Ventura saludó de nuevo en chiqueros garrocha en mano. El tercio de banderillas fue de difícil superación, primero con el reaparecido ‘Sueño’, el caballo de la tarde, con el que puso la plaza al revés con unos pares de milimétrica precisión andando el equino para atrás mientras calculaba la distancia para la batida, que realizó hasta en tres ocasiones con emocionante angostura. Con el público en ebullición sacó por un día a ‘Morante’ que con sus ‘bocados’ subió aún más la tarde de decibelios. Y de postre ‘Dólar‘ y, con el público ya de pie, su par a dos manos sin cabezada. Se le pidió con unanimidad el rabo que el presidente, quizá por la colocación del rejón de muerte, no concedió, mientras el toro fue premiado con una merecidísima vuelta al ruedo.

Hierro de Miura Madrid - España Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Quinta de la Feria de Otoño. Casi lleno. Toros de Ángel Sánchez, noble y soso el primero, aquerenciado el cuarto, Miura (2º y 5º), complicado el segundo y manejable el quinto y Guiomar Cortés de Moura (3º y 6º), noble y medido de empuje el tercero, extraordinario el sexto, premiado con la vuelta al ruedo. Hierro de María Guiomar Cortés de Moura - Portugal
Diego Ventura, que actuó en solitario, cosechó el siguiente balance: ovación tras petición, palmas, ovación, palmas, oreja con fuerte petición de la segunda y dos orejas con petición de rabo.