El Juli, con las dos orejas del tercero en la plaza de toros de Latacunga I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

JUAN CARLOS SABAY> Latacunga (Ecuador)linea-pie-fotos-noticias

Un solo de pura reivindicación. De exaltación de la Tauromaquia. Julián López ‘El Juli’, que seleccionó minuciosamente al acabar la temporada europea sus contadas incursiones en América, no quiso pasar por alto Ecuador en la celebración de su vigésimo aniversario de alternativa. Gesto en solitario. Con un ‘llenazo’ en los tendidos, la figura española reivindicó el toreo en Latacunga con una triunfal encerrona en la que cuajó a dos encastados toros -ambos premiados con la vuelta al ruedo- de Huagrahuasi. Desorejó al tercero y pudo hacer lo propio del cuarto, al que sólo el fino filo del verduguillo le alejó de otros dos trofeos de ley.

Julián bordó el saludo al tercero, alternando verónicas con chicuelinas, que remató con una preciosa serpentina que jalearon los tendidos en la fría tarde de Latacunga. Luego, no escatimó en quites y firmó media docena de lopecinas, con todo ello, el público se metió ya de lleno para su faena. Toreó primero en redondo, para ligar con enjundia después por ambos pitones. Derechazos profundos, llevándolo metido en la muleta con enorme temple. Por el izquierdo, largas tandas de hondos naturales en las que aprovechó la clase del buen astado de Huagrahuasi. Faena variada en la que también hubo cabida para molinetes y largos circulares invertidos con el final de faena. El público, entregado a la faena de El Juli. Rotundo. Asomaron los pañuelos incluso pidiendo el indulto de un toro bravo, que aunó muchas virtudes y transmisión. Tuvo su merecida vuelta al ruedo en el arrastre y El Juli, eficaz con el acero, paseó las dos orejas.

Dos más de ley debió pasear del cuarto, con el que destacó en un gran par de banderillas Álvaro Montes, de no ser del fallo con el descabello. El Juli realizó una faena inteligente en los medios de principio a fin a otro excelente toro de Huagrahuasi. Acompañó el astado con ritmo y cadencia durante toda la faena, que caló en los tendidos enseguida. Los mejores momentos llegaron por el izquierdo, por ahí basó su faena el madrileño. Naturales de pintura, suaves, lentos, y gustándose ante la enorme transmisión del astado. Lo exigió hasta el final y el toro no se cansó de embestir. Así, el diestro sacó lo mejor de su repertorio ante un astado muy bravo, que permitió su lucimiento y el disfrute del respetable. Molinetes finales para adornarse en el epílogo. La estocada entera cayó algo trasera y necesitó del uso del descabello por partida triple, lo que le privó del doble trofeo. Ovación y de nuevo vuelta al doble anillo para la res.

Previamente, el primero de Huagrahuasi, fue un toro de preciosas hechuras, de nombre ‘Aguacero’. El Juli comenzó su encerrona recibiéndolo muy ceñido con el capote, a la verónica, para rematar con una vistosa media verónica. Brindó la faena al público. Largos muletazos por la derecha que calaron en el tendido, puesto que, además, el toro de inicio acometió y humilló. Por el izquierdo pudo robarle dos tandas de naturales de muy buena lámina. Sin embargo, de mitad de faena para adelante, al burel le faltó fuerza y transmisión, motivo por el que la faena no terminó en triunfo. Palmas.

También con el mismo hierro, el segundo, ‘Marismeño‘, fue un toro manso y de escaso celo, que apenas propició el lucimiento de El Juli, más allá de las buenas verónicas a pies juntos con las que le recibió. Destacó en banderillas ‘El Patatas’, que protagonizó un gran tercio con los rehiletes. Luego, en la muleta, fue una quimera. El Juli quiso y, ‘porfión’, lo intentó en varias ocasiones por ambos pitones, pero no hubo manera por el desaborío juego del astado. Tras estocada entera y dos golpes de descabello, fue silenciado.

Hierro de Huagrahuasi - Ecuador Plaza de toros de Latacunga (Ecuador). Primera de feria. Lleno en los tendidos. Toros de Huagrahuasi, bien presentados, destacaron el 3º, excelente y bravo, con fijeza, transmisión y duración, que fue premiado con la vuelta al ruedo; y el 4º, con prontitud y ritmo, que lo quiso todo por abajo. Logotipo mundotoro crónicas
El Juli, como único espada, palmas, silencio, dos orejas y ovación.