Video resumen de la corrida de Victorino Martín I TOROS TVlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Fue una corrida con mucho para matizar. Desde el lote enviado por Victorino, variado de tipo, pero fieles a su encaste, con una primera parte más compleja y una segunda con más posibilidades. El público, que ocupó dos terceras partes del aforo y llenó los tendidos de sol, repartió filias y fobias con su actitud hacia los toreros actuantes: respetó a Robleño, que sorteó con oficio las dificultades del primero y acompañó con majeza la nobleza del cuarto, empatizó con Chacón, que lo bordó con el capote, lució a sus toros en varas y perdió una oreja con el acero, y se enfadó con Moral, que aunque sin redondear con el mejor toro plasmó con diferencia los mejores muletazos del espectáculo.

Largo, fino, vareado el primero. Amplio de cuna, de pitón vuelto. Se quedó debajo de salida, sin terminar de pasar. Robleño le se lo sacó a los medios perdiéndole pasos, andándole para atrás. Cumplió el toro en el peto, saludó Jesús Romero en banderillas y en la muleta el toro no dio opción alguna, porque buscó al torero con agilidad en el cuello, reponiendo y desarrollando, especialmente por el lado diestro. Robleño trató en balde darle metros para aprovechar la inercia en los primeros muletazos de cada serie, y cuando comprobó que el lucimiento era imposible, lo mató con guapeza y verdad.

Más voluminoso el cuarto, que se empleó con nobleza en las telas. Anduvo inteligente Robleño, buscándole el pitón contrario y acompañando la embestidas con gusto en muletazos de uno en uno, especialmente con la mano zurda. Aunque no hubo ligazón y por tanto la faena no terminó de coger fuerza, hubo sabor, poso y torería del torero de San Fernando de Henares, que recogió una fuerte ovación tras despachar al toro de nuevo con gran decisión.

Suelto de carnes el segundo, largo, corto de manos, acapachado de testa. Chacón volvió  a dar muestras de su poderío capotero obligando al toro por abajo. Lo lució en el peto, donde cumplió el de Albaserrada, antes de empujar su embestida en dos verónicas y una media de torero recio. En la muleta el animal lo buscó cuando trató el gaditano de ligar sobre la derecha. Respondió el torero con inteligencia, tomándolo más en corto, muy cruzado, y dándole un tiempo entre muletazo y muletazo. Actuación sólida, impecable el planteamiento. Pinchó arriba, pero pinchó en demasía y el reconocimiento mermó. Tras recoger la ovación pasó a la enfermería donde fue atendido de un corte en la mano.

Largo el último, con la fisonomía típica del encaste, hocico de rata, degollado de papada, lo lució Chacón de nuevo en el caballo. Se empleó el de Victorino en los dos primeros encuentros, pero cuando, a petición del público, lo puso el torero por tercera vez, el cárdeno se hizo el remolón y el presidente optó por cambiar el tercio. A la muleta llegó tardó, sin malas ideas pero sin repetir las embestidas y la faena no tuvo historia.

De menos remate el tercero, se tapó por la cara, que abrió en demasía casi hasta perder el perfil. Lo capoteó Moral perdiéndole pasos mientras lo sacaba a los medios. Se dejó pegar en el peto, con la cara a media altura, y al último tercio llegó muy orientado, caminando, midiendo, desarrollando. Moral se puso por los dos pitones y lo despachó con celeridad.

Se corrió turno mientras atendían en la enfermería a Octavio Chacón por el corte sufrido en su mano y salió en quinto lugar el reseñado como sexto, un pavo, fino, largo y muy amplio y agresivo por delante, casi cornivuelto. Humilló de salida, se arrancó con alegría al caballo y gateó luego en el quite, enseñando la calidad que luego tuvo en la muleta, donde se desplazó con clase y profundidad en su embestida. Moral le extrajo muletazos extraordinarios por los dos pitones, enganchando con sutileza la embestida. Tuvo entidad la primera parte del trasteo, pero luego los muletazos surgieron más discontinuos, en parte porque el toro no permitía atosigarlo, el público tomó partido por el animal y terminó pitando al sevillano, que se atascó con los aceros.

Hierro de Victorino Martín - España Plaza de Toros de Las Ventas (Madrid). Dos tercios de entrada. Corrida del Domingo de Ramos. Toros de Victorino Martín, bien presentados, de variado volumen pero fieles a su encaste. Dieron juego variado. Mejores los tres últimos, especialmente el noble cuarto y el quinto, muy enclasado. Dieron más complicaciones los lidiados en la primera parte del espectáculo, muy orientados, especialmente primero y tercero. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Fernando Robleño, palmas y ovación.
Octavio Chacón, ovación tras aviso y silencio.
Pepe Moral, silencio y pitos tras aviso.