icono-sumario Tras la fractura de tibia y peroné que sufrió a mediados de agosto en la plaza de toros de Cenicientos, el extremeño ha recortado los plazos de manera espectacular y confía en que dejar atrás la grave lesión ‘sólo dos meses después’

Tomás Campos, en imagen de archivo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Fractura de tibia y peroné. Un agujero negro de meses y meses para cualquiera de los mortales. No para un torero. No para Tomás Campos. Apenas mes y medio después de caer herido en Cenicientos (Madrid), el extremeño ha recortado los plazos de manera espectacular. Apenas mes y medio después, ya le han retirado el tornillo que cruzaba tibia y peroné para fijar ambos huesos. ‘Me impedía pasar de los noventa grados, ahora ya llevo dos semanas de rehabilitación y he ganado en estabilidad y seguridad en la pierna, espero probarme dentro de unos quince días delante de alguna vaca ya, estoy deseando, porque el percance llegó en un momento de máxima confianza delante del toro’.

‘Estoy muy mentalizado y convencido de que volveré a pisar los mismos terrenos que antes de la cornada, porque durante este tiempo no ha habido ni un sólo momento de duda, estaba preparado para lo que pudiera llegar, porque cuando cruzas algunas líneas, sabes perfectamente que estas situaciones pueden llegar, pero estaba en un momento dulce, los toros iban por dónde yo quería, estaba cómodo en la cara y eso, en mi mente, estoy seguro de que ha influido para acortar los plazos tantísimo’, confiesa sobre la escala de la vereda en la que se encuentra.

Y es que sólo dos meses para restañar una lesión tan grave suena a milagro hecho realidad. Una quimera salvada tras agarrarse a la fe con estoicismo. ‘Ya he comenzado a caminar, a trotar suave, estoy haciendo bicicleta, mientras se solidifican del todo los dos huesos… Mi intención es recuperarme ya con tranquilidad las próximas semanas, echar un invierno bueno, centrado en el campo y empezar la temporada al cien por cien’, recita en voz alta, casi de memoria, la hoja de ruta que le aguarda.

Pese a que la hiel en Cenicientos sesgó como una guadaña su progresión esta temporada, Campos está satisfecho con el balance que deja el 2019: ‘Tuve pocas ocasiones para demostrar mi valía, pero, en esas contadas tardes, creo que alimenté la ilusión del aficionado, generé más ambiente y tanto el público como los profesionales han podido palpar mi crecimiento y una evolución en mi toreo, percibo que quieren verme… Todo ello me convence de que estoy en el camino correcto’

En buena medida, su tarde en San Isidro tuvo mucho que ver en esos deseos del tendido. ‘En mi situación, que por desgracia no toreo lo que me gustaría, debe ser así, no puedes pasar en balde, hay que llamar la atención cada vez que te vistes de torero y, cuando el toro no embiste, no te acompaña, da igual, tienes que apretar tú, porque hay días y lugares en los que no puedes pasar desapercibido y Madrid es uno de ellos’, concluye.


 

Quizá también puedan interesarte estas otras noticias:

Colocan una placa y varios tornillos sobre la fractura de tibia y peroné de Tomás Campos

Dramática cogida de Tomás Campos