Rafael González, en el segundo I JOSÉ MIGUEL ARRUEGO

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Valdemorillo (Madrid)linea-pie-fotos-noticias

Rafael González es el primer triunfador de la Feria de Valdemorillo, en una tarde en la que ha destacado por su actitud y sus ganas de querer ser. Ha mostrado con creces las cualidades exigibles a todo novillero, pagando con sangre su determinación. El toledano ha paseado tras orejas de una novillada de Hato Blanco, muy en la línea Guateles, seria, pero bien hecha, con las cara hacia adelante, enseñando las puntas,  que ha contando con dos novillos- el segundo y el tercero- de mejor nota. Marcos ha mostrado su oficio, que también ha paseado un trofeo, mientras que García Navarrete ha visto silenciada sus actuaciones con un lote de nulas opciones.

La faena de Rafael González al segundo, novillo que marcó querencia pero acometió abriéndose y empleándose por abajo, estuvo presidida por la actitud. Tuvo un comienzo muy en Roca Rey, con pases cambiados por la espalda de rodillas, antes de torear ligado y fluido, asentado y con buen concepto, aunque a veces las ganas restaron reposo al conjunto. Finalizó con luquecinas y manoletinas de las que salió revolcado, aparentemente sin consecuencias, y pasear las primeras dos orejas del ciclo tras una estocada habilidosa.

El quinto tuvo mayor nervio y temperamento que sus hermanos y Rafael González aceptó el órdago que le propuso el novillo en una faena de mucho compromiso. No se amilanó el toledano por la exigente embestida del animal, que se movió sin terminar de viajar metido en los vuelos, y mediada la faena le propinó una aparatosa voltereta para, una vez en el suelo, herirle en la pantorrilla izquierda. Volvió a la cara del animal con un torniquete en la extremidad dañada para concluir su obra con gallardía. Paseó otra oreja más.

Con un inicio similar quiso Marcos iniciar faena al tercero, y resultó prendido por el glúteo cuando trataba de pasárselo por la espalda, también de hinojos. Novillo noble y obediente, que permitió una faena de planta firme y vertical, enganchando la embestida con los vuelos y corriendo la mano con limpieza, en la que Marcos dejó constancia de su oficio, que por lo visto en La Candelaria, es más que apto para el utrero

Cerró el espectáculo un ejemplar bajo, de descarada testa, que midió al torero antes del embroque, probando y sin desplazarse nunca con franqueza. Marcos volvió a poner en liza su bagaje, esta vez para sortear con solvencia las dificultades del animal. La travesía con el acero le quitó reconocimiento

De una reata muy ‘guateles’ el primero –‘Potrero’ de nombre- bajo, enseñando las puntas, pecó de falta de recorrido y entrega, sobre todo por el pitón izquierdo. García Navarrete lo despachó sin brillo.

Por hechuras y trapío, el salpicado cuarto era un toro. Probó el animal en los primeros compases de la faena, y García Navarrete no lo vio claro y abrevió ante lo incierto de su embestida.

Hierro de Hato Blanco - España Plaza de toros de La Candelaria (Valdemorillo). Primera de la Feria de San Blas y La Candelaria. Tres cuartos de entrada. Novillos de Hato Blanco, serios, en el tipo de su encaste, con la cara para delante, de distinto volumen y juego dispar. Destacó el segundo, que fue el más completo. Bueno el tercero, con temperamento el quinto. Más complicados los restantes. Incidencias: ‘El novillero Rafael González sufrió una herida en el tercio medio posterior de la pierna izquierda, de 10 cm, con trayectoria superior. Varetazo en el brazo izquierdo y otras contusiones, siendo trasladado al Hospital Puerta de Hierro para su seguimiento’, según indica el parte médico logo-mundotoro-fichas-crónicas
García Navarrete, silencio tras aviso y silencio.
Rafael González, dos orejas y oreja.
Marcos, oreja y silencio.