Petición de oreja en Zaragoza I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

C.R.V. > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Todos los reglamentos actuales de todas las Comunidades Autónomas están aplicando una norma que es copia y pega de un artículo de una normativa administrativa del año 1968 que refundía textos anteriores. Es decir, una norma de una dictadura. No lo dice nadie. Pero la norma por la cual el segundo trofeo es potestad de una sola persona, la autoridad, es una normativa creada en una dictadura en el contexto de un país que vive en democracia desde 1975.

Es increíble que un arte viva aún con ese residuo primitivo por el cual la autoridad ( cuidado con la palabra ) gestiona la calidad de un hecho en público. No existen precedentes en lugar alguno. No existe norma alguna arraigada al sentido de autoridad dictatorial o tutorial en este país. Pero en los toros sí.

Los toreros, lamentablemente, han sido incapaces de argumentar este hecho ante las autoridades democráticas de un país libre. Incapaces. Sólo se quedan en la queja estéril que ni falta al respeto a ellos. Ellos se deben al público. Y el público es el que manda porque así lo dice el sentido mínimo de tolerancia de un país que ya dejó atrás modos y modismos autoritarios. La felicidad, el premio y lo que sea que haya de ser en un espectáculo público no le pertenece a una sola persona. Porque no existe en el mundo una persona cuyas cualidades y calidades sean tan perfectas e infalibles que den justicia, tolerancia y criterio a la vez. Y si existiera , este no podría decidir en la dirección contraria de la mayoría. Eso sólo existe ya en las repúblicas bananeras. Pero hay mucha banana y mucho tragón de banana.


Quizás también puede interesarle:

Un maestro y una realidad (Crónica del triunfo de Ponce y Lorenzo frente a un cicatero palco)

Sigue pariendo caciques (Crónica de la encerrona de Rubén Pinar en Albacete)

Euskadi y la Monarquía Absoluta (Crónica del triunfo de Luis David en Bilbao, empapado por el palco presidencial)