Vídeo del triunfo de Cayetano en Santander I ISMAEL DEL PRADOlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Santanderlinea-pie-fotos-noticias

Es su momento. Cayetano suma y sigue. El dinástico dio continuidad a las cuatro orejas de Pamplona esta tarde en Santander en la sexta de la Feria de Santiago con una faena rotunda en la que cuajó a un magnífico toro de Juan Pedro Domecq -que envió a la ciudad montañesa una corrida desigual con movilidad pero poca entrega- hasta desorejarle. Urdiales, ora por el palco ora por el acero, se quedó sin trofeos que mereció con capa -los mejores lances de la feria- y muleta. Manzanares, silencio en ambos.

Bajo, lleno y estrecho de sienes, el cornidelantero tercero tuvo buen tranco de salida. Aunque salió enterándose, lo recogió Cayetano y le pegó un buen ramillete de verónicas. Templó por despaciosas tafalleras  que abrochó con la media y una larga cordobesa. Había empujado en el peto del caballo. Marcó querencias en banderillas. Comenzó Cayetano con torería sacándoselo al tercio. Más allá de las dos rayas, hilvanó una faena medida, en la que toreó reunido y con encaje en tres buenas tandas de derechazos.

Ahí, la faena rompió en un pase de las flores que ligó a un circular para continuar en redondo a un toro de excelente condición: pronto, con ritmo, codicia y almibarada embestida. Todo lo quiso por abajo. Dos series más al natural, ambas cosiendo con gusto sendos afarolados antes del pase de pecho. La estocada, de premios, puso las dos orejas en sus manos.

Con el diluvio desatado, salió el colorado sexto. Un taco. Bajo, de lomo recto, bien hecho, armónico y algo acapachado. Lo bordó Cayetano en un precioso saludo que rezumó aroma a Ordóñez rodilla en tierra. La media, con ambas clavadas en la arena. Comenzó la faena con muletazos de rodilla flexionada de nuevo y logró robarle dos tandas estimables en redondo, a pesar de que el toro embestía siempre por encima del estaquillador y reponía un mundo. Luego, el trasteo se fue diluyendo a la par que se apagaba el toro y Cayetano, con la Puerta Grande segura y la lluvia arreciando, no dilató más allá la faena de varias manoletinas finales a una mano, muy jaleadas. Silencio.

Rompió plaza un toro largo y hondo de Juan Pedro Domecq, que tuvo ritmo y celo de salida. Lo toreó con cadencia Diego Urdiales en un notable saludo a la verónica. Templado. Media y revolvera de rúbrica. El quite, por chicuelinas. Empujó y derribó en  el caballo. Tuvo motor y movilidad. Eso sí, nunca humilló. Urdiales comenzó, sobrio, con muletazos por bajo con clásica torería. Luego, muy firme y asentado, le ofreció muleta poderosa para que descolgara, pero no se empleó. Ligazón sin emoción. Tras estocada caída, asomaron los pañuelos sin respuesta. Ovación.

Hondo y con mucha caja, el cuarto fue un cetáceo que superó holgadamente los 600 kilos. Le enjaretó un ramillete de buenas verónicas Urdiales, cargando la suerte. Cumplió en varas y hubo que llegarle en banderillas. Comenzó en los medios, el trasteo, marcado por la falta de entrega del toro, de embestida dormida. El de Arnedo, con aplomo, logró correr la mano en redondo y también dibujó naturales de nota. Por ese pitón, con el toro acusando ya su excesiva romana, de uno en uno, provocando su embestida siempre, echando los vuelos y enganchando las arrancadas del burel, a menos. Con pureza. Esta vez, la espada le alejó del trofeo.

Manzanares obtuvo idéntico balance, silencio, en ambos. Tanto en un segundo que quiso más que pudo por el derecho y se venció por el izquierdo, al que administró con pausas y tandas cortas -quizás de no pincharlo por insistir en matar recibiendo hubiera paseado un trofeo- como con un parado quinto con el que abrevió.

FOTOGALERIA DEL ACONDICIONAMIENTO DEL RUEDO DE CUATRO CAMINOS

VÍDEO: URDIALES, EL MEJOR TOREO DE CAPA DE LA FERIA

Hierro de Juan Pedro Domecq - España Plaza de toros de Santander. Sexta de la Feria de Santiago. Toros de Juan Pedro Domecq,  desiguales de presentación. El 1º y el 4º, movilidad sin entrega; el 2º, medido de fuerza, mejor por el derecho, más vencido por el izquierdo; el 3º, gran toro, pronto, con ritmo, codicia y dulce embestida, lo quiso todo por abajo; el 5º, parado en la primera tanda; y el 6º embistió a media altura y reponiendo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Diego Urdiales, ovación y palmas;
José María Manzanares
, silencio tras aviso y silencio;
Cayetano
, dos orejas y silencio.

Quizá también pueda interesarte

Seis de Juan Pedro Domecq para la sexta de Santander

Todos los carteles de la temporada estival