La plaza de toros de La Maestranza I EMPRESA PAGÉSlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Sevillalinea-pie-fotos-noticias

6º). Número 134. ‘Talador’. Castaño. 531 kilos. 11/2014 (Domingo Hernández)

El sexto, bajo y de lomo recto, engatillado y bien hecho, echó las manos por delante en el saludo de capa de Cayetano en el tercio. Se durmió en el peto del caballo en un larguísimo primer encuentro y empujó, como también en el segundo, sobre un pitón. Brindó al público el dinástico y comenzó sentado en el estribo por ayudados para continuar después con ambas rodillas en tierra. Un prólogo que mete de lleno al tendido en la faena. Se lo saca a los medios y ahí le otorga distancia en las dos tandas posteriores en redondo. El toro toma la franela por abajo con codicia. Tiene transmisión y mucha profundidad en sus embestidas. Menor rotundidad la tanda al natural posterior, por lo que volvió a la derecha y el trasteo no recupera la intensidad previa. El toro ha sangrado mucho por ese ‘eterno’ primer puyazo y lo acusa. Tras un pinchazo, vuelve a dejar otra gran estocada. Hay petición, pero menos que en su primero. Nueva vuelta al ruedo.

5º). Número 96. ‘Genovés’. Negro mulato. 556 kilos. 01/2015 (Domingo Hernández)

Bien presentado y con cuajo, bajo y de lomo recto, cornidelantero, el quinto humilló de salida en el capote de El Juli en un saludo inteligente, a favor del toro, tratando de ayudarlo a romper hacia delante porque salió como dormido.  Trató de quitarse el palo en el caballo, donde se le midió mucho el castigo. Esperó en banderillas y a las embestidas, a la defensiva, parecen faltarle recorrido. Buen trato y técnica del madrileño, que le consiente mucho, pero no rompe el toro. Frenado y sobre las manos por el izquierdo, por el derecho, a partir del embroque, no la quiere seguir y protesta, suelta mucho la cara. Esfuerzo de El Juli que, a base de paciencia y convencimiento, logra robarle algunos muletazos estimables. Pinchazo hondo y tres descabellos.

4º). Número 33. ‘Nano’. Negro. 579 kilos. 02/2015 (Los Espartales)

Más alto que su primero, el cuarto de Los Espartales tuvo celo y fijeza de salida. Lo paró en un palmo de terreno con ‘Joselito‘ y luego tiró de ‘Sueño‘, otra de las estrellas de su cuadra. Con él, templó torando de costado las embestidas, sin ritmo, porque el toro mezcla el caminar -por momentos poniéndose por delante- con el galope. Los cambios de pista, ajustadísimos, muletazos a caballo. Le ofreció luego los pechos con el bayo ‘Bronce‘ pisando terrenos muy comprometidos. Volvió a tirar de ‘Dólar‘ para un par a dos manos sin cabezada y epilogó con dos farpas cortas sobre ‘Remate‘. Lástima del fallo otra vez a espadas, porque también era de premio.

3º). Número 87. ‘Polizón’. Colorado chorreado. 524 kilos. 11/2014 (Domingo Hernández)

También colorado y con cuajo, el tercero fue otro astado de buenas hechuras, estrecho de sienes, que tomó los engaños con bondad, pero le faltó humillar más. Vistoso galleo por chicuelinas para llevarlo al peto. Marca querencias el toro. Trató de quitarse la vara en los dos encuentros y cortó lo suyo en banderillas. Cayetano brindó a Espartaco y comenzó a torear entre las dos rayas a un astado gazapón, pero que tuvo mucha nobleza y dulzura en sus embestidas. Ideal para el torero. Se abría y embestía con el pitón de dentro. Cayetano hace un gran esfuerzo por torearlo con el vendaval desatado e incluso lo termina sacando a los medios. Cada muletazo, una moneda al aire. Hay una tanda muy buena al natural a mitad del trasteo. El espadazo, de premios. Vuelta al ruedo tras petición.

2º). Número 103. ‘Cuarenta’. Colorado. 545 kilos. 11/2014 (Domingo Hernández).

Ensillado y algo atacado de kilos, con volumen, pero de agradables hechuras por delante, el cornidelantero segundo tuvo celo y humilló de salida. El Juli le pegó un ramillete de verónicas con cadencia y ganando terreno en cada lance hasta rematar con dos medias en la boca de riego. Derribó en el primer encuentro y empujó metiendo los riñones en el segundo. Buen quite por chicuelinas, variando el compás, de El Juli. Tampoco perdonó su turno Cayetano fundiendo tafalleras y cordobinas.

En la muleta, el toro es otro, no tan definido como en los primeros tercios. Además, el viento condiciona una barbaridad. Pesa mucho el colorado en el tercio, fuera tiene más ritmo y movilidad por su poder y esas inercias. Apuesta más por el pitón izquierdo Julián, por ahí, se vence siempre por dentro en el viaje. Mucho mejor por el derecho. Lo exprime en el final de la quinta tanda, ligando sin enmendarse, varios de pecho. El último no puede pegárselo. Se ha venido abajo ahí el toro, a menos. Pinchazo y estocada, antes de varios golpes de verduguillo. Silencio tras aviso.

1º). Número 12. ‘Bolinche’. Negro bragado. 559 kilos. 02/2015 (Los Espartales), para Diego Ventura.

Bajo y de lomo recto, pero bien presentado, el primero salió enterándose y algo desentendido. Le cayó bajo el primer rejón de castigo, pero logró encelarlo sobre ‘Lambrusco‘ en un palmo de terreno. Salió después ‘Nazarí‘ y, a pesar de que el toro se le estaba poniendo por delante, dejó claro porque es su caballo estrella. Dos vueltas completas al anillo a dos pistas con el animal, que transmitía mucho, cosido. A milímetros. Clava acto seguido batiendo en corto y forma un lío en los tendidos.

Precisamente, sobre ‘Lío‘ quebró con enorme mérito, especialmente, el segundo, pegando en las tablas los cuartos traseros del caballo y quebrando en medio metro.  Al de Los Espartales le faltó entrega, pero tuvo fijeza, buen son y duración. Entonces, tiró de ‘Dólar‘ y, tras una farpa más, quitó la cabezada y dejó en los medios el par a dos manos tras citar andando hacia atrás. Una rosa al violín con ‘Remate‘ precedió a tres pinchazos y un rejón en el sitio, que hicieron que se esfumaran los trofeos, porque estaban, ambas, en su mano. Ovación.

Hierro de Los Espartales - España Plaza de toros de La Maestranza, Sevilla. Octava de la Feria de Abril. Lleno en los tendidos. Toros de Los Espartales, para rejones, y Domingo Hernández, desiguales, pero bien presentados. El 1º,  con fijeza, ritmo, transmisión y duración, le faltó una brizna de entrega; el 2º, definido de salida, hizo pelea de bravo en varas, pero, atacado de kilos, se desfondó en la muleta; el 3º, con clase y de gran calidad, aunque mansurrón, marcó las querencias y trató de rajarse en cuanto pudo; el 4º, sin ritmo, alternó el caminar con el galope; el 5º, de poco recorrido y a la defensiva; y el 6º, dormido como el anterior de salida, bravo y con transmisión, de enorme recorrido en la muleta. Hierro de Domingo Hernández - España
Diego Ventura, ovación en ambos.
El Juli, silencio tras aviso y silencio.
Cayetano,  vuelta al ruedo tras petición en ambos.