Tomás Campos, en la plaza de toros francesa de Dax I ROLAND COSTEDOATlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Dax (Francia)linea-pie-fotos-noticias

Tomás Campos salió a flote en los últimos años gracias a Francia. Y esta tarde volvió a tomar oxígeno gracias a uno de los cosos de mayor relevancia del sur galo. Así, el extremeño paseó la única oreja del festejo que bajó la persiana a la feria de Dax, donde se lidió una interesante y notable corrida de Ana Romero, del que destacaron la nobleza del 1º y el 4º, ambos por el derecho, sobre todo; y la bravura, en todos los tercios, del 3º.

El extremeño demostró solvencia con un sexto que empujó -con bravura como casi toda la corrida salvo el manso de libro quinto- en varas propiciando dos puyazos de nota de Manuel Trillo. Luego, el toro tuvo ritmo y bondad en los engaños. Lo aprovechó Campos, que demostró su oficio y solvencia ganada estos años en el país vecino. Hubo torería en los doblones finales antes del espadazo que puso la oreja en su mano. Antes con el tercero, que peleó de manera espectacular en sus tres puyazos -se lució José Doblado-, firmó buenos naturales, de trazo limpio y profundo, que debieron valer otro trofeo, pero la espada anduvo roma.

Thomas Dufau y Juan del Álamo, por su parte, saludaron sendas ovaciones. El galo supo sacar derechazos estimables de sendos toros que destacaron por ese pitón, especialmente, con el noble cuarto, pero marró con los aceros. Lo mismo le sucedió a Juan del Álamo, que supo exprimir al manso y soso quinto, para, a base de darle celo con la franela, extraer naturales largos y templados. Falló a espadas.

Hierro de Ana Romero - España Plaza de toros de las Arenas de Dax (Francia). Última de feria. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de Ana Romero, el 4º, sobrero del mismo hierro, bien presentados y en tipo, muy en Santa Coloma. Destacó la nobleza del 1º y el 4º, ambos por el derecho, sobre todo; y la bravura, en todos los tercios, del 3º. El 6º, enclasado. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Thomas Dufau, ovación y silencio.
Juan del Álamo
, ovación y silencio tras aviso.
Tomás Campos, silencio tras aviso y oreja.