JAVIER HURTADO

MADRID ( España). Hace unas pocas semanas los que asistimos a la Feria de Jesús del Gran Poder de Quito, capital de Ecuador, convenimos en concluir que, por los carteles confeccionados y a tenor de la masiva concurrencia de público, la presentación de las corridas y el global resultado de los espectáculos celebrados, posiblemente, habíamos presenciado la mejor feria de América.

Entre la representación ´extranjera´ – sí es que en la comunidad taurina cabe esa fría palabra- se encontraban la esposa y los hijos del ganadero colombiano Abrahám Domínguez Ochoa. Habían asistido al V Congreso Mundial de Criadores de Toros de Lidia y prolongaron su estancia unos días más para presenciar la feria.

Juan Manuel Domínguez, compartía la opinión general y en sincera conversación, reconoció la cuidada organización, el esmerado desenvolvimiento y la positiva conclusión de la feria quiteña. La pregunta surgió espontánea: ¿Ha tenido tanta relevancia como para otorgarle el título de Primera Feria Taurina de América?

Respuesta: Creo que sí, aunque todavía no alcanza las cotas logradas en Cali hasta hace siete u ocho años.

…”Deberían poner a un taurino español al frente de Cali”

… “La Feria de Cali ya no es lo que era”

… PÁGINA ESPECIAL DE CALI