Video: cogida a Padilla, adiós del Bibio I JOSÉ MIGUEL ARRUEGOlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Gijónlinea-pie-fotos-noticias

Manseó más de la cuenta el primero, al que se adivino tranco y ritmo. Pero prevaleció en su comportamiento su preferencia por la tapia. Padilla trató de darle celo en el inicio de faena, dejándole la muleta en la cara y haciendo girar al toro alrededor suyo con la pierna flexionada. Pero fue en vano. A la hora de matar el animal le echó la cara arriba y lo prendió por el pecho primero antes de pasarle por encima. Remató al animal, descabello en mano, visiblemente maltrecho, antes de ingresar por su pie en la enfermería.

Regresó Padilla al ruedo para lidiar al cuarto, un extraordinario toro de Montalvo, por tranco, fijeza, recorrido, transmisión, codicia y humillación al que el jerezano saludó de rodillas al hilo de las tablas como preámbulo de una obra que en todos los tercios tuvo entrega y conexión con el tendido a partes iguales. La mejor despedida de El Bibio, al que dijo adiós en volandas después de un contundente espadazo. Se echó en falta sin embargo premio mayor para el excelente colaborador que tuvo enfrente.