MUNDOTORO

Seguir a @Mundotorocom

Madrid (España) PETA, uno de los mayores bastiones de los antitaurinos y una de las mayores organizaciones en defensa de los animales, también mata.  Aunque a muchos les parezca extraño, o incongruente, la organización Personas por el Trato Ético a Animales (PETA) ha practicado la eutanasia por inyección letal con perros y gatos sacrificando a más de 20.000 animales en los últimos once años, según informes aportados por el Estado de Virginia que han sido ahora revelados por Nathan Winograd, un activista por las políticas de sacrificio cero con mascotas.

Según las fuentes aportadas por Winograd, sólo en 2012, PETA, la defensora de los animales y ferviente activista contra la tauromaquia, sacrificó de forma sistemática e indiscriminada a 662 perros de los 733 que recibió en su sede de Norfolk (Virginia) y solo 12 fueron adoptados en un nuevo hogar; unas cifras muy similares a los gatos: De 1.110, 1.045 fueron eutanasiados, según informa El Diario Vasco.

Las cifras d e Winograd, extraídas de informes e inspecciones del Estado de Virginia, revelan que el 89% de las mascotas que recibe PETA es sacrificado de forma sistemática e indiscriminada, incluyendo a animales sanos y perfectamente adoptables y además sin que en su ejecución se valoren problemas de salud o de conducta, según revelan los opositores a este tipo de prácticas como Winograd, quien también ha sacado a la luz impactantes imágenes en las que se muestran decenas de cadáveres de perros y gatos tirados por el suelo, amontonados en bolsas de basura y almacenados en una gran nevera.

La misma organización que a nivel mundial lanza campañas publicitarias y de toda índole en contra de la tauromaquia, y contra las malas prácticas en mataderos, o el uso de pieles, se jacta además de no estar de acuerdo con las políticas de sacrificio cero de mascotas asegurando que la suya, la de matar perros y gatos, es una tarea dolorosa que nadie desea hacer: ‘Nuestro servicio es proveer una muerte pacífica y sin dolor a los animales que nadie quiere’, según afirma la cofundadora de PETA, Ingrid Newkirk.Una doble moral muy difícil de defender, y más con estos datos.

Twittear