Pleno de Galdós en Pozuelo I LUIS SANZlinea-punteada-firma1

MIGUEL FERNÁNDEZ MOLINA > Pozuelo de Alarcónlinea-pie-fotos-noticias

Curro Díaz, Morenito de Aranda y Joaquín Galdós -cuatro orejas para él- triunfaron en la corrida de toros celebrada en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Lo hicieron con un lote de Castillejo de Huebra noble pero con ciertas dificultades ‘en murube’ no siempre fáciles de interpretar. Retazos de toreo del bueno a las puertas de la capital.

Curro abrió bien la tarde al desorejar al ‘mansito’ primero. Hubo momentos sueltos elegantes y una tanda al natural de mayor importancia en una labor muy bien acogida en los tendidos y mejor rematada a espadas. El cuarto, más complejo, exigió una dimensión diferente al torero jiennense. Relajado por momentos, sabiendo mandar cuando fue necesario. Al natural logró varias series de mérito. No faltaron esos destellos tan suyos. En un arreón final el animal le levantó los pies aunque sin llegar a tirarle. Remató mal a espadas. Pasó a la enfermería y fue trasladado al hospital para hacer reconocimiento en el muslo.
Morenito se gustó en una torerísima faena al pastueño segundo. Todo fue reposado, sentido, y así surgieron series y remates por ambos pitones de suma elegancia. Tanto se sintió, que en el cierre de faena el toro le volteó de forma aparatosa. Tras el golpe, dolorido y con una brecha en la sien izquierda, se levantó enrabietado el burgalés. Pero se dejó premio grande en el acero. El quinto tuvo ese punto pegajoso murubeño, lo cual no fue óbice para que Morenito volviese a destacar. Esta vez más metido entre los pitones que antes, aunque con igual dosis de torería. Varios ‘carteles de toros’ pusieron a todos de acuerdo. La espada entró, ahora sí, y cayeron las dos orejas.

Joaquín Galdós también aseguró el triunfo en el tercero, que se vino a menos en el último tercio. Mientras duró, el peruano lo entendió, corriendo bien la mano con ligazón. Luego tuvo que tirar mucho del animal en el tramo final de la faena. No empezó bien el último capítulo: lidia desordenada, toro flojo y un sector del tendido vociferando en contra. Mérito de Galdós calmar los ánimos a base de temple. Suavidad y clase del diestro peruano, que sumó dos orejas nuevamente.

Hierro de Castillejo de Huebra - España Plaza de toros de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Dos tercios de entrada. Toros de Castillejo de Huebra, desiguales de presencia. Nobles y un punto sosos, algunos con cierto peligro sordo. Logotipo mundotoro crónicas
Curro Díaz, dos orejas y silencio.
Morenito de Aranda, ovación y dos orejas.
Joaquín Galdós, que sustituía a Escribano, dos orejas y dos orejas.