João María Branco

A la espera del gran salto

Apasionado por el toro y el caballo, influenciado por un contacto directo desde pequeño con el campo, Joao María Branco termina 2016 como uno de los rejoneadores con más proyección del escalafón portugués. Branco parte con la ventaja de que aún sigue siendo novedad tanto en los ruedos españoles como portugueses, por lo que su gran salto será uno de los grandes descubrimientos de 2017.

En el tiempo de la rapidez y lo inmediato, su carrera se está forjando a fuego lento. Paso a paso, con la seguridad que da lo bien hecho, Branco se está haciendo un hueco en el rejoneo hispano-luso. Con la complejidad que tienen los cavalheiros portugueses de entrar en España, es curioso que el de Estremoz ha toreado sus diez festejos íntegramente en nuestro país a la espera de dar el gran salto a la cuna del toreo a caballo.

La temporada comenzó con una Puerta Grande en Ricla para continuar con la reedición de triunfos en Sigüenza, Cazalla de la Sierra o Fuenlabrada. La temporada del portugués continuó por Arcos de Jalón, Ariza, Algemesí o Huércal-Overa donde concluyó de forma muy destacada en el duelo hispano-luso.