España

'Un año de cambios'

Por Javier Jiménez

Como en años anteriores, el año 2018 trajo consigo varios cambios, tanto políticos como en la cima del toreo. Numerosas variaciones que afectaron, o mejor dicho, siguen afectando a la Tauromaquia. Ante tantas opiniones controversas, e incluso, radicales y prohibicionistas, cabe recordar la frase de Jeff Bezos, fundador de Amazon,: 'Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiamo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno'. Por esto, sin lugar a dudas, el triunfador de la temporada fue Andrés Roca Rey.

El diestro peruano, de valor, técnica y quietud incuestionable, se ha convertido en el torero que lleva gente a la plaza. Donde se anuncia, plaza llena de gente apasionada y, sobre todo, de gente joven. La irrupción total del peruano ha supuesto una frescura en los carteles, en los tendidos y también en el cetro del toreo, en el cuál, entre otros, Enrique Ponce y El Juli, con las tardes de Sevilla y Madrid, no dejan ningún atisbo de derrota.

Ese rejuvenecimiento en el escalafón de matadores también llegó por toreros maduros, que sufrieron en el olvido de las grandes ferias durante años, como Octavio Chacón o Emilio de Justo o por toreros con menos años de alternativa como Pablo Aguado, Álvaro Lorenzo, Tomás Campos, y llegará con novilleros triunfadores de la temporada, como Francisco de Manuel, Jorge Isiegas, Pablo Mora, Adrien Salenc, Ángel Téllez..., que afrontan el 2019 con la mirada puesta en la alternativa.

Sin embargo, para que los nuevos nombres aparezcan en los carteles, otros tiene que dejar su hueco. Eso tuvieron que pensar los toreros que decidieron colgar el traje de luces como Juan Bautista, Juan José Padilla, Carlos Ochoa, David Salvador... o incluso Alejandro Talavante, que después de ser el gran triunfador de San Isidro lució el chispeante en contadas ocasiones. Algunos echaron la culpa al 'sistema', el mismo al que Talavante perteneció durante varias temporadas, o el mismo que dejó sin contratos a Alberto Aguilar, en su adiós de los ruedos, o a Diego Urdiales, que luego realizó una de las faenas destacadas del año.

El público regresa a las plazas para ver un espectáculo único y lleno de emoción, donde el toro es pieza fundamental y definitiva. Garcigrande, que consiguió el único indulto en una plaza de primera, y Núñez del Cuvillo encabezan la estadística de reses lidiadas. La novedad también se ve reflejada en el aspecto ganadero, donde este año han destacado ganaderías como Valdellán o Pallarés, que dieron un golpe en la mesa en Madrid y abrieron ese circuito mal llamado torismo.

A pesar de las circunstancias económicas, la gente disfrutó de lo que le gusta y de su libertad. Disfrutó con el toro más noble y con el más bravo; con la faena de pellizco o la lidiadora. ¡Que nadie en el 2019 elija nuestras pasiones!