Declaraciones VOX sobre la Tauromaquia

Entrevistamos a Santiago Abascal
Presidente de Vox

- ¿Cuál es la posición del partido VOX respecto a la Tauromaquia en España?

Nuestro partido no tiene duda al respecto: la Tauromaquia no es ni cuestionable ni negociable. De hecho somos el único partido que la incluye con todas sus garantías dentro de nuestro programa electoral. Cuando digo que no es negociable significa que este Patrimonio Cultural de los Españoles lo es con todas sus consecuencias político jurídica y administrativas que vienen definidas en la Constitución. Me parece una indecencia y una hipocresía citar los derechos constitucionales para intereses partidistas y cuando tratamos sobre el derecho de la Tauromaquia, resulta que es como si no tuviéramos esa misma Constitución.

¿Hay algo más totalitario y sectario que una sentencia del TC de todos los españoles haya restituido el derecho a la Tauromaquia en Barcelona y las instituciones catalanes no dejen ejercer ese derecho? La tauromaquia es del pueblo. Es pueblo. Sin demagogias. Y hace pueblo en el sentido más integrador, cultural y libre del término. Es un hecho histórico, un referente de ecología sostenible y además un suceso cultural. Quien va contra el toreo está yendo en contra de la Constitución, en contra de la ley y en contra de las libertades y la cultura.

- ¿Cuál es la sensibilidad de VOX respecto al ruralismo / ruralidad de España?
Teniendo en cuenta de que las encuentas del CIS informan de un brutal descenso de la población en ese contexto.

Hay un preocupante y progresivo descenso de la población del ámbito rural. Tan alarmante que a la desertizacion humana se le añade una desertizacion social y cultural pues estamos perdiendo usos y tradiciones que han marcado lo que es España. La ciudad y solo ella, es el medio humano que le interesa a partidos que han desterrado de su ámbito al español de campo. Ya todos los partidos usan la palabra "ciudadanos" para dirigirse a los españoles en una clara segregación de lo rural.

Todos los ataques contra la caza, la pesca, las trabas a los pequeños ganaderos y agricultores a través de una implantación de formas y normas del "animalismo urbanita" no son otra cosa que los medios con los que algunos cuentan para dejar a España sin lo que le dio sentido como nación. Estamos hablando de una desertizacion moral, social, económica y geográfica, un auténtico éxodo silenciado por todos los interesados en una sociedad dormida, alienada en grandes ciudades y sin los referentes que mantienen a un país cohesionado en lo social. Eso sin mencionar el daño ecológico que significa la despoblación del mundo rural.